la felicidad es la posesión de Dios.

1. La Felicidad.

1. La Felicidad: El hombre quiere la felicidad y la felicidad es la posesión de Dios. En la Eucaristía, Dios se nos da, sin reserva, sin medida; y al desaparecer los accidentes eucarísticos nos dejan en el alma a la Trinidad Santa, premio prometido sólo a los que coman su Cuerpo y beban su Sangre.

San Alberto Hurtado

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Oh María, Madre y Señora Mía.  Te ofrezco mi alma y mi cuerpo

Oh María, Madre y Señora Mía.  Te ofrezco mi alma y mi cuerpo, mi vida y mi muerte y todo lo que vendrá después de ella.  Pongo todo en tus manos, oh mi Madre.  Cubre mi alma con tu manto virginal y concédeme la gracia de la pureza de corazón, alma y cuerpo.  Con tu poder defiéndeme de todo enemigo, especialmente de aquellos que esconden su malicia bajo una máscara de virtud. Oh Espléndida Azucena, Tú eres mi espejo, oh mi Madre.

santa faustina kowaslka.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Oración a San Miguel Arcangel del Papa León XIII

Oración a San Miguel Arcangel

del Papa León XIII


 

«San Miguel Arcangel,
defiéndenos en la batalla;
Sé Nuestro Amparo contra la perversidad
y asenchanzas del Demonio.

Reprímalo Dios,
pedimos suplicantes.

Y tú, Principe de la Milicia Celestial,
con el Poder que Dios te ha concedido,
arroja al infierno a Satanás
y a los espíritus malignos,
que vagan por el mundo
para la perdición de las almas.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LA BELLEZA DE LA VIRGEN MARÍA

LA BELLEZA DE LA VIRGEN MARÍA

Dice la vidente Melania sobre la aparición del 19 de setiembre de 1846: «La vista de la Virgen era por sí sola un paraíso cumplido. Tenía en sí todo lo que podía satisfacer, pues la tierra quedaba olvidaba… La voz de la bella señora era dulce, encantaba, alegraba el corazón. Mi corazón parecía saltar o querer ir a su encuentro para derretirse con ella. Los ojos de la Santísima Virgen no pueden describirse con lenguaje humano. Para hablar de ellos sería preciso ser un serafín, haría falta la palabra del mismo Dios, de ese Dios que ha hecho a la Virgen Inmaculada, obra maestra de su poder. Parecían mil y mil veces más bellos que los brillantes, que los diamantes, que las piedras preciosas, y brillaban como dos soles. Eran dulces, la dulzura misma, en sus ojos se veía el paraíso. Cuanto más la miraba, más la quería ver; y cuanto más las veía, más la amaba y la amaba con todas mis fuerzas».

Bernardita, la vidente de Lourdes, decía de María: «La Virgen es bella, tan bella que quien la vea una sola vez, querrá morir para volver a verla; tan bella que, cuando se la ha visto, ya no hay corazón que pueda amar cosa alguna de la tierra».

Marta Robin, la famosa mística francesa, dictó un texto en 1942 en el que dice: «El rostro de María es de una belleza incomparable, dulcemente luminoso. La Santa Virgen me maravilla por su belleza, por sus gestos me atrae y me retiene. Al verla, no se piensa en caer de rodillas, sino en volar hacia ella, no para rogar, sino para expresar un sentimiento de reconocimiento y amor… Una luz dulcísima emana de la Santa Virgen, sobre todo, de su rostro y la envuelve discretamente con un velo de luz».

Vicka, una de las videntes de María en Medjugorje (ex-Yugoslavia), dice: «La Virgen se presenta como una maravillosa joven de unos veinte años más o menos, con el vestido largo y siempre con un velo en la cabeza. Ojos azul cielo, cabellos ligeramente ondulados, de color negro; los labios y los pómulos son suavemente sonrosados, su rostro alargado y hermoso. Su voz es más bella que la de los ángeles. Cuando habla, es como si cantara. Es en verdad una voz maravillosa».

Un autor moderno dice sobre María: «A su paso, el ambiente se transforma, la tristeza se disipa, las tinieblas ceden a la luz y la vida se viste de colores. No es lo mismo estar con María que sin Ella. No es lo mismo rezar el rosario que no rezarlo. La Virgen es la primera sonrisa gozosa y purísima de Dios. Ella resume todas las sonrisas que nacen de Dios. Ella podría ser llamada la sonrisa de la creación».

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

las hostias están casi numeradas y además los sacrilegios, las irreverencias que me hacen, ¡oh! cómo es ofendido y obstaculizado mi Amor,

Leyendo los diarios de Luisa

Febrero 27, 1919

En la Divina Voluntad no hay obstáculos para el Amor de Dios.

Continuando mi habitual estado, el bendito Jesús al venir casi siempre me llama en su Querer a reparar, o a sustituir los actos de las criaturas en modo divino. Ahora, al venir me ha dicho:

“Hija mía, qué peste exhala de la tierra, no encuentro ningún punto para Mí y me veo obligado por la peste a huir la tierra, pero tú puedes hacerme un poco de aire perfumado, ¿sabes cómo? Con hacer lo que haces en mi Voluntad, y así conforme hagas tus actos me formarás un aire divino, y Yo vendré a respirarlo y encontraré un punto de la tierra para Mí, y como mi Voluntad circula en todas partes, así el aire que me formarás lo sentiré por todas partes y me disipará el aire pestilente que la tierra me manda.”

Poco después ha regresado y ha agregado:

“Hija mía, cuántas tinieblas, son tantas que la tierra parece cubierta por un manto negro, tanto, que las criaturas no ven más, han quedado o ciegas, o no tienen luz para ver; y Yo no sólo quiero el aire divino para Mí, sino también la luz, por eso tus actos sean continuos en mi Querer, porque no sólo harás el aire para tu Jesús, sino también la luz, serás mi reflector, mi reflejo, el reflejo de mi Amor y de mi misma Luz; es más, te digo que en cuanto hagas tus actos en mi Querer erigirás tabernáculos, y no sólo eso, sino que conforme vayas formando los pensamientos, los deseos, las palabras, las reparaciones, los actos de amor, tantas hostias se desprenderán de ti, consagradas por mi Voluntad. ¡Oh, que libre desahogo tendrá mi Amor, tendré campo libre en todo, no más obstáculos, cuantos tabernáculos quiera los tendré, las hostias serán innumerables, a cada instante nos comulgaremos juntos, y también Yo gritaré: ‘Libertad, libertad, vengan todos en mi Voluntad y gozareis la verdadera libertad.’ Fuera de mi Voluntad, cuántos obstáculos no encuentra el alma, pero en mi Voluntad es libre, yo la dejo libre de amarme como quiera, es más, le digo: ‘Deja tus harapos humanos, toma lo divino, Yo no soy avaro ni celoso de mis bienes, quiero que tomes todo, ámame inmensamente, toma todo mi Amor; haz tuyo mi Poder, mi Belleza hazla tuya, por cuanto más tomes tanto más estará feliz tu Jesús.’ La tierra me forma pocos tabernáculos, las hostias están casi numeradas y además los sacrilegios, las irreverencias que me hacen, ¡oh! cómo es ofendido y obstaculizado mi Amor, en cambio en mi Voluntad nada estorba, no hay ni la sombra de la ofensa, y la criatura me da amor, reparaciones divinas y correspondencia completa, y junto conmigo se sustituye a todos los males de la familia humana. Sé atenta y no te apartes del punto donde te llamo y quiero.”

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

ORACION ANTIGUA.

ORACIÓN ANTIGUA I

Sed para siempre bendita, purísima Virgen, que os habéis dignado aparecer hasta diez y ocho veces, muy resplandeciente de luz, dulzura y hermosura en la solitaria gruta, y decir a la humilde niña que os contemplaba extasiada: “Yo soy la Inmaculada Concepción”.

Sed para siempre bendita por todos los extraordinarios favores que no cesáis de derramar en este lugar.

Por la ternura de vuestro Inmaculado Corazón, oh María, y por la gloria que ha dado la Santa Iglesia, os conjuramos para realicéis las esperanzas de paz que ha hecho nacer la proclamación del dogma de vuestra Inmaculada Concepción.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Santa Margarita María, la gran confidente del Corazón de Jesús, cuando iba a comulgar vio una vez a Jesús, en medio de la Sagrada Hostia

Santa Margarita María, la gran confidente del Corazón de Jesús, cuando iba a comulgar vio una vez a Jesús, en medio de la Sagrada Hostia, resplandeciente mucho más que el Sol, con una luminosidad imposible de soportar. Y durante una meditación ante el Sagrario, esta luz sobre toda luz, salió de la llaga del costado de Cristo e inundó el corazón de Margarita María. Se abrió el Divino Corazón de Jesús y brotó de él, una llama tan ardiente que consumía a la dichosa santa, a la cual dijo Jesús:

 

“Dame tu corazón”.

 

Cuenta Margarita: Yo le dije que lo tomara. Él lo aceptó y lo puso dentro de su costado. Allí estaba como un átomo pequeño, que se consumía en un horno de fuego ardiente. Luego volvió a sacarlo en forma de llama, y me lo colocó de nuevo en su sitio, mientras me decía:

 

“Ahí tienes una preciosa prenda de mi amor, que deposita en tu costado una pequeña chispa de su ardiente llama y te servirá de corazón consumiéndote hasta el último momento. Y su ardor no se ha de extinguir”.

 

Concluye la Santa: Después de este gran favor, yo no sabía si me hallaba en el cielo o en la tierra.

http://diocesisdemexicali.org/jesucristo-pasion-de-amor-hora-santa/

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

PADRE QUE CELEBRA DOS MISAS A LA VEZ.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Hijos predilectos, buscad a Jesús para apagar vuestra sed de felicidad;

LOS JUANES DE JESUS EUCARÍSTICO.

“Sacerdotes, mis predilectos, hoy es vuestra fiesta.
Es el día que recuerda la última Cena, la institución de la Eucaristía y del nuevo  Sacerdocio en el Cenáculo de Jerusalén.
Es vuestra fiesta, porque en el Cenáculo estabais espiritualmente presentes también vosotros, a quienes se os ha dado participar en el Sacerdocio ministerial de Jesús.
Soy la Madre de vosotros, Sacerdotes, porque me habéis sido confiados por Jesús, de una manera particular, en la persona de vuestro hermano Juan.
Entrad hoy en el Cenáculo de mi Corazón Inmaculado.
Abridme la puerta de vuestra casa sacerdotal para que pueda entrar en ella como Madre que os ama, os forma, y os guía, secundando también el deseo que hoy, con su carta, os ha comunicado mi Papa, el primer hijo de mi materna predilección. Éste es el modo más hermoso de vivir el Jueves Santo del Año Mariano, a Mí consagrado.
Os conduzco, entonces, a realizar plenamente el misterio de amor de vuestro Sacerdocio; os ayudo a ser files a los compromisos que habéis asumido, en particular el del celibato; os señalo el camino que debéis recorrer, para corresponder a un don tan grande, que os ha sido dado por mi Hijo Jesús.
Os llevo a ser Sacerdotes según su Corazón divino y misericordioso.
Por esto os hago crecer en una profunda intimidad de vida Conmigo, de manera simple y espontánea, para que pueda vivir con vosotros, en la morada de vuestra vida sacerdotal, como vivía con el apóstol Juan en su casa.
Mirad cómo los niños se dejan conducir por su madre, siguen sus indicaciones, escuchan sus enseñanzas, lo esperan todo de ella. Obrad así también vosotros.
Habituaos a hacerlo todo Conmigo Cuando os levantáis, oráis, celebráis la Santa Misa, recitáis la Liturgia de las Horas, estáis absorbidos por vuestra actividad apostólica. Incluso cuando tratéis  de hacer más hermosa a la Iglesia, queráis hacer cosas nuevas, hacedlo Conmigo, con espíritu de filial confianza y de habitual dependencia. Entonces, nada turbará jamás la paz de vuestro corazón.
Aun cuando mi Adversario haga cuanto pueda para perturbaros, encontrará en torno de vosotros una coraza impenetrable, estaréis siempre inmersos en una paz inalterable y os llevaré a la cima más alta de la quietud interior y de la contemplación.
-Os conduzco también a una habitual intimidad de vida de amor, de adoración, de acción de gracias y de reparación a Jesús presente en la Eucaristía. Con el ímpetu e la fe que os ilumina, con la llama de amor que os consume, con la fuerza de amantes sinceros, de centinelas vigilantes, debéis ir más allá de las apariencias, para experimentar en el alma la presencia de Jesús en la Eucaristía, porque, bajo el cándido velo de cada Hostia consagrada, Jesús está realmente presente entre vosotros.
No lo podéis ver: es como si estuvieseis aquí y Él estuviese del lado de allá de una puerta cerrada. Solamente este diafragma es lo que os impide verlo con los ojos, escucharlo con los oídos, de comunicaros con Él a través de los sentidos externos del cuerpo.
Pero debéis ir más allá de las apariencias, para comunicaros con Él a través de las potencias del alma.
La potencia del entendimiento hace que veáis a Jesús en el esplendor de su Cuerpo Glorioso como se me apareció a Mí después de su resurrección, todo luz, con un rostro encantador, con los cabellos de oro, con sus ojos de un azul intenso con sus, pies,  que tanto caminaron por vosotros, iluminados aún por las llagas, que lo traspasaron, con una sonrisa de una bondad infinita y con su Corazón herido, del que brotaba una fuente luminosa de amor y de Gracia.
Vedlo, con la luz del entendimiento, en el esplendor de su Divinidad. Jesús se os revelará aún más, se comunicará mayormente a vosotros y así lo contemplaréis de manera más bella que si lo pudieseis ver con los sentidos del cuerpo.
La potencia de la voluntad os orienta a hacer siempre su divino Querer. Como una brújula se orienta hacia el polo norte, así vuestra voluntad es atraída irresistiblemente a su Querer. Cuando alguna vez os apartáis de esto, casi sin daros cuenta, existe en vosotros una fuerza que os vuelve a la  justa dirección para que vuestra voluntad se a absorbida por su divina Voluntad.
Vuestra mente, entonces, se ilumina cada vez más para pensar como Él piensa, querer lo que Él quiere, y así vivir en una intimidad de vida con Jesús que, en vuestra existencia sacerdotal, cumple aún hoy su divina misión de hacer la Voluntad del Padre: -‘Yo vengo, oh Dios, a cumplir tu Voluntad. No la mía, sino hágase tu Voluntad’-
Con la potencia del amor sois atraídos irresistiblemente por su Corazón divino y misericordioso.
Hijitos míos, que vuestro corazón se sumerja completamente en su Corazón Eucarístico para que podáis entrar en una personal intimidad de vida con Él.
Jesús toma entonces vuestro pequeño corazón, lo abre, lo dilata, lo llena de su amor. Él ama en vosotros y vosotros amáis en Él y así os sumergís cada vez más en el vértice estupendo de su divina y perfecta caridad.
Y entonces, así como Juan era el apóstol predilecto llamado a tener una profunda intimidad de vida con Jesús viviente en su Cuerpo humano, así también vosotros os convertís en nuevos Juanes, llamados a tener una profunda intimidad de vida con su Cuerpo Glorioso, realmente presente en estado de víctima y escondido bajo las apariencias del Pan consagrado, que se custodia en cada Tabernáculo de la tierra.
Hijos predilectos, buscad a Jesús para apagar vuestra sed de felicidad; id a Él para satisfacer vuestra gran necesidad de amor; reclinad también vosotros la cabeza sobre su corazón, para sentir sus latidos; vivid siempre con Él, vosotros quienes se os llama ser los Juanes de Jesús Eucarístico.
-Os confío ahora mi materno deseo de que Jesús Eucarístico encuentre en vuestras Iglesias su casa Real, en donde los fieles le honren y adoren, allí donde también se encuentra perennemente rodeado de innumerables coros de Ángeles, Santos y almas que se purifican.
Buscad el modo de que el Santísimo Sacramento, también ahora, se le rodee de flores y de luces, como signos indicativos de vuestro amor y tierna piedad. Exponedlo frecuentemente a la veneración de los fieles; multiplicad las horas de pública adoración, para reparar la indiferencia, los ultrajes, los numerosos sacrilegios y la terrible profanación a la que se le somete durante las misas negras, un culto diabólico y sacrílego, que cada vez se difunde más y que culmina con actos innombrables y obscenos hacia la Santísima Eucaristía.
Por esto el mundo se halla inmerso en la noche más profunda, en las tinieblas del pecado y de la impureza, del egoísmo y del odio, de la avaricia y e la impiedad, y al presente parece que no exista ya nada capaz de detenerlo en su caída hacia un abismo sin fondo.
Pero la hora de la gran justicia y de la divina misericordia ha llegado ya.
A vosotros, mis Sacerdotes predilectos, a quienes se os llama a ser Luz del mundo, os incumbe ahora la misión de iluminar la tierra en estos días de densa oscuridad.
Entonces os pido hoy que me dejéis entrar en la casa de vuestra vida sacerdotal, porque ha llegado también la hora del triunfo en vosotros del Corazón Inmaculado de vuestra madre Celeste.”

Tomado del libro
A los Sacerdotes Hijos Predilectos de la Santísima Virgen. Dongo (Como), 31 de marzo  de 1988. Jueves Santo.

Imprimatur del libro:
-Arzobispado de Guadalajara, Mexico.12 de agosto del 2011.
-Arz. de Guayaquil. San Marino 29 de junio de 1995.
-Card. Sandoval, Arz. de Guadalajara. 5 de enero del 2011.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Muchos de vosotros podéis oír la Santa Misa diariamente y sabed que la Misa es un acto de valor infinito.

25 Mayo de 2017
LO QUE OS PIDO SON COSAS QUE ESTÁN A VUESTRO ALCANCE
LIBRO DADME DE BEBER.
Amados hijos de Mi divino Corazón, debéis de esforzaros más en vivir una vida más llena de sacrificios y de renuncias mundanas, porque se os pasa el tiempo y no hacéis méritos suficientes para el Reino de los Cielos. Yo, Jesús, os hablo.
No desperdicies el tiempo como lo hacéis en programas de televisión que no solo no os hacen ningún bien sino que os envenenan los criterios y la mente. Sed personas de disciplina y amantes del bien, tanto en público como en soledad, porque todos estáis bajo Mi mirada y lo veo todo.
El bien que se haga en esta vida será para siempre y cosecharéis igualmente bien. Pero si no sembráis nada bueno, nada bueno cosecharéis. Queréis que vuestros hijos y familiares sean personas de honradez y de santos criterios, pero vosotros tenéis que ser los primeros en dar ejemplo y vivir según Mis preceptos cumpliéndolos tal y como Yo lo exijo, porque hijos, Mi deseo es que todos os salvéis y nos veamos en la Vida Eterna.
Muchos de vosotros podéis oír la Santa Misa diariamente y sabed que la Misa es un acto de valor infinito. La Misa beneficia a muchas almas no sólo a vosotros, sino a muchas otras almas que necesitan que se le ofrezcan cosas, incluidas las almas del Purgatorio. Si un billete de vuestro dinero fuera de valor infinito y nunca se acabase ¿acaso no lo iríais dándolo a todo el mundo y mucho más a los necesitados?
La Santa Misa tiene un valor infinito y nunca se acaba su valor, por eso, oírla y ofrecerla por las almas y por toda la Humanidad es un bien muy grande que podéis hacer. Pero hijos, cuando os acerquéis a comulgar hacerlo en las debidas disposiciones y con el respeto correspondiente, porque muchas mujeres llevan unos vestidos indecorosos y muchas personas están en la Iglesia hablando más que pendiente de la ceremonia, por tanto, sed conscientes que estáis en sitio sagrado y que vais a recibir a Dios y que si no lo hacéis como debe de ser, os sirve más de pecado que de bien alguno. Yo, Jesús, os hablo. ¡Tened cuidado con las comuniones que hacéis y que no Me valen! Se las lleva Satanás.
Cuanto más y mejor practiquéis los sacramentos, más los desearéis porque más los necesitaréis, pero si vais a Misa y os aburre y estáis deseando que se termine, sin sumergiros en el Santo Misterio que es, entonces hijos, es como si os resbalara y no os servirá para nada. Así que ánimo y a prepararos para crecer en virtud. Lo que os pido son cosas que están a vuestro alcance y debéis de ofrecérmelas con amor y libertad, nunca forzados a ello. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario